De cómo realizar el viaje del héroe

En la estela de opciones para visitar de la galaxia, se nos cruza un concepto dramatúrgico de los más usado a través de la historia del Comos: el viaje del héroe.

De más es visto que los grandes proyectos y las grandes personas nos hacen cambiar de valor nuestra existencia (si queremos y estamos preparados, claro). Todos emprendemos el viaje del héroe en determinados momentos para buscar en nuestro interior la razón de nuestra existencia.

No quiero ser una redicha cosmo-emocional pero yo, en mi ego, creía haber hecho esta ruta ya. Sí. Es que todos tenemos ego. No es que lo sepa todo, eso no me lo creo (y espero no creérmelo nunca), el caso es que este concepto me hace de nuevo plantearme LA VERDAD.

Se me planteó la siguiente pregunta: ¿Puedo resolver ya los conflictos que antaño no podía resolver?

Pues mira…más o menos. Pero no. Hay algunos que sí. Pero el fondo de microondas  no puede engañar a nadie.

Y la verdad es que mi viaje del héroe apenas ha empezado. Los héroes no crecen en dos días. Bueno, en las pelis es que este viaje te lo muestran en dos horas. En el maravilloso mundo del teatro, también (o en menos, porque son unos máquinas). Pero en la vida, la realidad es que puede durar…¿eternamente? ¡Uf! Que hartura de palabra…

Mi pelea con este concepto parará en algún momento, espero. Porque si no el concepto me habrá aplastado y…y bueno, mi viaje del héroe no habrá llegado a ese punto culminante en el que la vuelta a casa (Planeta Natal) llena de dicha, madurez y valores, no se dará.

Y yo soy lo que soy, en un camino hacia la verdad y la adaptabilidad.

Porque de todas las opciones que tengo, he escogido esa para ser feliz.

WhatsApp Image 2018-10-25 at 14.25.48
Hoy he puesto la letra de mi ordenador galáctico del futuro más grande, y no es que sea más vieja, es que necesito leerme mejor.
Anuncios
De cómo realizar el viaje del héroe

De cómo regresar al Planeta Natal

De vuelta al Planeta Natal hay como un baúl que se abre en algún punto de la nave. Es el mismo baúl porque cuando se abre siempre huele igual, ¿sabéis? Es un olor que lleva a diferentes paraísos neuronales, muy dentro.

El caso es que pasear por tus orígenes a veces resulta muy desagradable. Y lo es porque una especie de nebulosa que pertenece a la nada y al todo a la vez permanece. Es la movida esa que os expliqué de “eterno”.

Eterno es nada.

Por esta razón insistí mucho en los niños. Las nuevas generaciones espaciales son la cosa más importante del cosmos. Hay que amarles. Y amarles bien. Y eso es una responsabilidad que no se entiende muy bien en el Planeta Natal. Pero a veces todavía resuenan los ecos de mis historias por toda la galaxia. Y son unos ecos que resonarán eternamente en un espacio vacío sin que nadie los pueda recoger. Las personas que allí siguen habitando han elegido rendirse.

Por esa razón aparecen los “solíapensar” cuando el baúl se abre de vuelta a casa…

“Antes solía pensar que no les importaba”.

“Antes solía pensar que nadie me quería”.

“Antes solía pensar que no lo merecía”.

 

Y esto es lo que quiero que los niños sepan.

 

“¡Sí que os quieren, ángelitos míos!… Pero hay personas que no saben amar”.

 

He usado el palabro “eternamente” y es probable que no la hayáis ni visto. Está claro que todavía no sé usar esa palabra tan odiosa y que, desde luego, no sé qué significa ni porqué existe. Tengo millones de lugares en el espacio que seguir explorando. Hoy me he dado cuenta que la eternidad entonces está dentro del baúl y huele siempre igual.

Lo mejor que puedo desearos es que os quieran bien, Navegantes Interestelares.

WhatsApp Image 2018-10-14 at 18.54.28
“No seas eterno si no quieres pero, por favor, escúchate” – un eco de mucho tiempo atrás.
De cómo regresar al Planeta Natal

De cómo escapar del Día de la Marmota

El otro día estaba dándome una vuelta por un famoso triángulo intergaláctico donde siempre es día sin IVA para toda la galaxia.

Iba con un compañero interestelar (los dos nos habíamos bañado un poco en nuestras bañeras espaciales, ya sabéis a lo que me refiero) y estábamos charlando sobre algunas estrellas y asteroides. La cosa es que siempre acabamos ahí hablando de lo mismo…

A veces me pregunto si vivimos atrapados en un mismo bucle, en una especie de agujero de gusano atado por los extremos. Si las cosas en el universo se enganchan, ¿por qué nosotros no?

El día sin IVA en el triángulo intergaláctico es eterno (buh). Pero mis problemas de chica del cosmos… no quiero que lo sean.

Después de todo esto lloré un poco. La gente del espacio también llora. Un montón, de hecho.

Hay bucles infinitos que no se rompen. Otros sí. Pero es una elección personal. Quien quiera bajarse de mi nave que lo haga ahora o que se bañe para siempre.

 

Hoy estoy enfadada (ya sé que es triste, sí)

 

No quiero volver al sitio sin IVA sin comprarme uno de estos cacharritos que iluminan estrellas en el techo. Ya vale, hombre.

 

Estoy enfadada de verdad.

 

 

WhatsApp Image 2018-10-08 at 08.51.31
Si te encanta reventar no puedes subir a mi nave. Buenos días. PD: ¡Exprésate antes de la detonación!
De cómo escapar del Día de la Marmota

De cómo vivir un amor kármico

Darse un aprendizaje mutuo”.

Eso me dijeron en un sitio muy alejado del cosmos, que no me voy a extender en explicar porque casi nadie aquí quiere perderse.

Cuando me enteré me quise escapar a cualquier recoveco de energía oscura, pero si me había encontrado con mi amor kármico… era algo que teníamos que vivir.

Estoy segura de que no es mi primer amor kármico.

Mirad, yo no es que crea en los confines del universo ni tampoco en la magia más allá de las luces que yo pueda ver o más importante… sentir. Si nos escapamos al inicio de las cadenas de asteroides es porque nos da miedo. Nos da miedo aprender una lección muy importante. Y las cosas importantes las sientes dentro de mil formas distintas.

Gracias Sol, por hacerme ser responsable, independiente y fluir entre el cosmos con una red debajo, donde sé que si me caigo tú me das la mano para seguir volando.

WhatsApp Image 2018-09-08 at 20.15.08

Para ti y todos los soles que me puedan rodear.

Gracias.

De cómo vivir un amor kármico

De cómo sobrellevar la hora del baño con la casa llena de gatitos

Hoy he estado hasta las tantas imaginándome un montón de cosas que no iban a pasar. Hasta que un bebé gato me ha despertado reclamándome atención.

Había demasiados gatitos esta tarde. Y encima era la hora del baño.

Sagradísima.

Mi compañera de nave me sugirió que podía usar su bañera. De hecho insistió en que usara su bañera. Veréis, los códigos entre compañeros de nave son muy concretos. Tenía que lavarme, sí. Lo pillo.

Pero tenía que darme dos baños: uno en mi bañera verde gigantesca y… la bañera de mi compañera que se había pirado al vacío. Por lo tanto había dejado de ser su bañera.

No era por mi olor, tranquilos. Los baños espaciales van de otras movidas.

Mi compañera tenía una bañera rosa con una cascada estupenda… y me tenía que bañar ahí. Que sí. Pero primero la verde. O no. La rosa, venga.

No, es que primero tengo que bañarme en la verde.

Total, que metí a los gatetes en una jaula. Me miraron todos con cara de diva dramática cayendo por un terraplén. Estas cosas a mí me afectan, no os creáis. Pero es que yo tenía que bañarme. Y justo cuando iba a decidir por cual empezar (es que es muy difícil), entramos en un agujero negro.

En fin.

Los baños espaciales son eso… especiales.

Voy a empezar por la verde, que es la mía. Y la rosa también es importante, lo sé.

Pero primero a ver si salimos del agujero negro y que el tiempo siga corriendo.

Elegir no es fácil, por eso es cosa de adultos.

De cómo sobrellevar la hora del baño con la casa llena de gatitos